¿Qué son los lípidos?

Los lípidos son compuestos orgánicos, o moléculas orgánicas, bastante heterogéneos, que se encuentran conformados principalmente por carbono, hidrógeno y oxígeno. También pueden contener fósforo, azufre y nitrógeno. La mayoría de los lípidos son biomoléculas.

Los aceites provienen de los lípidos
Los aceites provienen de los lípidos. Imagen de thedailymeal

Los lípidos no sólo cumplen diversas funciones en los seres vivos, sino que también son materias primas vitales para diferentes industrias. Su importancia radica en que están estrechamente relacionados con las grasas, los aceites y las ceras, lo que les otorga una importancia fundamental en los procesos industriales.

En este artículo definiremos a los lípidos y su clasificación.


Tabla de contenidos

  1. Definición de lípidos
  2. Clasificación de los lípidos
    1. Lípidos no polares
    2. Lípidos polares
    3. Lípidos saponificables
    4. Lípidos no saponificables
    5. Lípidos simples
  3. Conclusión


Definición de lípidos

Definición de los lípidos
Definición de los lípidos. Imagen de expii

El concepto de lípidos es bastante importante en química orgánica y biología, así como, en el aprovechamiento industrial de este tipo de compuestos orgánicos, ya que a partir de los lípidos podemos definir a las grasas, los aceites y las ceras. Desde un punto de vista más general de la química orgánica, podemos describir a los lípidos como:

Moléculas orgánicas solubles en alta proporción en disolventes no polares, como por ejemplo, éter dietílico, cloroformo, tetracloruro de carbono o el benceno.

Un componente estructural clave de todo lípido es la elevada proporción de enlaces carbono – carbono y carbono – hidrógeno. Estos enlaces logran que los compuestos sean hidrofóbicos, en lugar de ser hidrofílicos (solubles en agua) como lo son los carbohidratos, las proteínas y los ácidos nucléicos. Algunos lípidos están conformados por cadenas alifáticas, ya sean estas saturadas o insaturadas. Sin embargo, también pueden presentarse como anillos aromáticos.

Otra forma de definir a los lípidos es la siguiente:

Los lípidos son un grupo diverso de macromoléculas que tienen una amplia variedad de funciones en las células vivas, como el almacenamiento de energía, la señalización entre células y la formación de membranas celulares. Se encuentran compuestos por monómeros (ácidos grasos) y el grupo funcional unido a cada monómero determina el tipo de lípido formado.


Clasificación de los lípidos

Bicapa de lípidos humanos
Bicapa de lípidos humanos. Imagen de newsmedical 

Los lípidos al presentar una definición amplia, cuentan con varias subcategorías, las cuales definiremos a continuación:

Lípidos no polares

Son todos aquellos lípidos que no presentan ningún tipo de enlace polar (o presentan muy pocos). Ejemplos clásicos de este tipo de lípidos son las grasas, los aceites, las ceras y ciertos esteroides.

Lípidos polares

Este tipo de lípido presenta enlaces polares y no polares, teniendo una solubilidad limitada en disolventes polares y apolares. Un ejemplo de los lípidos polares son los esfingolípidos.

Lípidos saponificables

Como su nombre lo indica, son aquellos lípidos que pueden saponificarse. En otras palabras, cuentan con al menos un ácido graso dentro de su estructura, lo que les permite formar jabones cuando entran en contacto con el calcio del medio circundante. Asimismo, también pueden definirse como aquellos lípidos que pueden experimentar hidrólisis en presencia de una base fuerte, como el NaOH o el KOH. Ejemplos de este tipo de lípidos saponificables, son las grasas y aceites, las ceras y los esfingolípidos.

Lípidos no saponificables

Los lípidos que entran en esta clase son aquellos que no llegan a hidrolizarse en presencia de una base fuerte. También son conocidos como lípidos insaponificables, ya que no poseen ácidos grasos dentro de su estructura, por lo tanto, no pueden formar jabones. Un ejemplo clásico de este tipo de lípidos son los esteroides.

Lípidos simples

Estos lípidos presentan una estructura relativamente poco compleja. Por lo general, no se descomponen mediante procesos químicos, o se descomponen en un número limitado de compuestos sencillos. Cabe destacar, que se trata de lípidos neutros (sin carga). Se encuentran compuestos por ácidos grasos de diferentes tipos unidos a un glicerol (glicéridos, como monoglicéridos, diglicéridos y triglicéridos ) o a otro tipo de alcohol de cadena mucho más larga (cérido). Ejemplos de este tipo de lípidos son los esteroides, los aceites y las grasas.

Lípidos complejos

Los lípidos complejos cuentan con diferentes variantes en su estructura y se pueden descomponer en varios compuestos más sencillos. Se trata de compuestos polares (con carga), los cuales pueden ser gliceridolípidos (cuentan con cierta presencia de glicerol) o esfingolípidos (el glicerol ha sido sustituido por otro alcohol).


Conclusión

Podemos concluir que los lípidos son biomoléculas orgánicas compuestas principalmente por hidrógeno, carbono y en menor medida por oxígeno, creando cadenas hidrocarbonadas, las cuales pueden ser alifáticas o aromáticas. Cabe destacar, que el exceso de algunos lípidos es fundamental para el aprovechamiento industrial, como las grasas, los aceites y las ceras.

Licencia de Creative Commons
¿Qué son los lípidos? by Ing. Bulmaro Noguera is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License



Publicar un comentario

0 Comentarios